Con la llegada del invierno, no hay nada como disfrutar de la calidez del hogar. Para conseguirlo, lo mejor es recurrir a la calefacción y buenos aislamientos que nos ayuden a mantener el frío alejado de la vivienda. Sin embargo, los suelos también juegan un papel fundamental para favorecer el bienestar; por ejemplo, los revestimientos textiles son una opción cálida y decorativa muy a tener en cuenta. Entre ellos destaca, cómo no, la moqueta, todo un clásico del hogar que, gracias a los nuevos sistemas de fabricación, se ha convertido en una alternativa cómoda, limpia y atractiva.

Además de disponer de un amplio catálogo de modelos, lo que la convierte en un producto muy versátil, las nuevas tecnologías hacen posible la existencia de moquetas antimanchas, con tratamientos antiestáticos y mucho más higiénicas. También son muy fáciles de instalar: las lisas se pueden encolar sin excesivas complicaciones.

Otros modelos incorporan un reverso textil que permite pegarlos al suelo cómodamente. Para ello, sólo tenemos que colocar previamente unas bandas adhesivas en determinados puntos estratégicos del suelo y la moqueta quedará unida al pavimento correctamente. Sin embargo, a veces no hay más remedio que acudir a un profesional. Asegúrate de que tienes algo de experiencia en estas lides antes de ponerte manos a la obra. Una moqueta mal instalada reduce a la mitad su vida útil.

Tipos de moqueta
Existen muchas variedades de moquetas en función del color, los estampados, las texturas, etc. Antes de decidirte por un modelo concreto, es conveniente que elijas el material que mejor se adapte a tus necesidades.

Fibras vegetales: decorativamente son muy exóticas, además de resistir bien el trasiego diario. Las fibras proceden de plantas tan diversas como el coco, el sisal o las algas.
Fibras sintéticas: suelen ser baratas y funcionales, perfectas para oficinas y despachos. Los materiales más utilizados son la poliamida y el polipropileno. Un modo habitual de instalarlas es mediante módulos a modo de losetas.
Lana: es el material más tradicional y el más difícil de instalar para un aficionado al bricolaje. Se trata de un producto natural, inigualable desde el punto de vista industrial por la sensación tan agradable que produce al tacto. Ofrece una sensación muy cálida y está muy mullida. Pero no sólo es excelente desde el punto de vista del bienestar: también es práctica porque es muy resistente y se ensucia poco. El único inconveniente: su precio.
Combinadas: por ejemplo, mezclas de lana y fibra. 

Si desea más información de moquetas, contacte con nosotros en el 91.260.79.27.