Para interiores (y en casos concretos en exteriores) aconsejamos a nuestros clientes que realicen un sencillo mantenimiento de los suelos de barro de manera regular para conservarlos óptimamente . Este proceso evita que las baldosas de terracota tengan con el paso del tiempo un aspecto reseco, regenerando continuamente el brillo inicial de los tratamientos y no permitiendo la acumulación de suciedad. Además, ayuda a proteger el pavimento de barro del tránsito, restaurando el posible desgaste del tratamiento.

La operación de mantenimiento de los suelos de barro en sí es muy sencilla. Tras una buena limpieza del pavimento cerámico con aspiradora o mopa humedecida, fregamos el mismo diluyendo en un cubo con agua un vasito de producto especial para mantenimiento de suelos de barro. El mismo, está compuesto por ceras nobles de origen vegetal parcialmente modificadas con tensioactivos no ionicos (menos de un 5%). La aplicación de este producto no requiere aclarado posterior, da un olor a limpio, no resbala y evita que se marquen las pisadas en las baldosas de barro.

Es importante subrayar que la fregona hay que pasarla de manera uniforme y bien escurrida, no dejando charcos en la superficie. Posteriormente., dejamos el suelo de barro secar al menos 20 minutos antes de pisar. La frecuencia de esta operación depende del uso que se le de al suelo de barro, pero en circunstancias normales, es conveniente realizarla una vez por semana. Asimismo, es importante no utilizar detergentes que puedan deteriorar el tratamiento como la lejía.

Si desea más informacion y precios de tratamientos de suelos contacte con nosotros en el telefono 91 260 79 27