Los primeros productos de mantenimiento de suelos que hemos conocido estaban preparados de acuerdo con una fórmula según la cual, la materia a depositar en el suelo, es decir, la cera, estaba disuelta en un solvente rudimentario tal como petróleo refinado, o aceite de trementina.
Este grupo ha permitido crear las ceras en pasta y las ceras líquidas. La diferencia entre estas dos categorías consiste esencialmente en el hecho de que, la proporción del solvente está reducida a favor de la cera en las ceras en pastas, y a favor del disolvente en las ceras líquidas. Es más difícil encontrar en el mercado cera en pasta en grandes cantidades, ya que su aplicación en el suelo exige un esfuerzo físico mayor que la aplicación de una cera líquida. El resultado obtenido mediante el abrillantado del suelo le confiere una apariencia limpia. Este abrillantado recubre la superficie de los suelos de madera con una capa impermeable al agua, que protege la madera contra la acción «deteriorante» del agua. El objetivo de este tratamiento de protección es precisamente proteger la madera del AGUA.
El recubrimiento del suelo por una capa lisa y pulida impide la acumulación de suciedad y facilita así su mantenimiento diario. ¿Por qué se ha renunciado a este sistema de tratamiento de suelo?

-Por razones de incendio. Las ceras, los solventes y sobre todo su mezcla se inflaman fácilmente.
-Por razones higiénicas. Casi todos los países tienen hoy en día prescripción de higiene muy estricta y existen reglamentaciones que prohiben el uso de solventes. Además, algunas personas son alérgicas a estos productos.
-Por razones económicas. Es lógico que se intenten sustituir los solventes, relativamente costosos, por soluciones más baratas.

Productos de tratamiento de suelos en base agua

Se han creado nuevos productos, en los cuales el solvente se ve sustituido por agua. Los problemas quimiotécnicos que ello representa solamente se ha podido resolver gracias a los progresos de la industria química. Contrariamente a los productos compuestos por cera y solvente, en los cuales la cera está disuelta en el solvente, la cera fina es incompatible con el agua. Por consiguiente, no es posible disolver la cera en medio acuoso sin recurrir a la acción auxiliar de un producto químico especial. Estos productos auxiliares llevan el nombre de emulgantes. Tienen, en determinadas condiciones, propiedades similares a las del jabón. Los productos de tratamiento de suelos en base agua se aplican solamente en suelos que el agua no puede dañar, tales como el linóleo, PVC u otras materias sintéticas. Estos productos no se deben utilizar en suelos de madera.

Productos de tratamiento de suelos en base solvente

Productos de tratamiento de suelos en base solvente

Productos combinados de tratamiento de suelos
(Agua + solvente + cera) = emulsiones para método spray.
Para el mantenimiento diario de los suelos, tenemos que utilizar sistemas que permitan abaratar costos combinando a veces dos operaciones en una sola. En un suelo ya tratado, es conveniente utilizar sistemas que además de eliminar la suciedad, incorporen al suelo capas de ceras y a ser posible abrillanten a la vez.
Con este fin se han concebido productos que son una mezcla de los productos en base disolvente y de los productos en base agua. Se trata pues de productos combinados cuya composición es solvente, agua y cera. Este sistema actúa como a continuación detallamos:
-El solvente cumple la misión de disolver grasa y sustancias no solubles en agua.
-El agua juega el papel de disolvente de sustancias solubles en agua solamente y al mismo tiempo de vehículo, es decir, de masa que sirve para llevar la suciedad despegada del suelo.
-Las ceras permanecen en el suelo como compuestos finales del producto aplicado, incorporando el tratamiento y el abrillantado en una misma operación. Se sabe que en los productos en base agua (cera + agua), sus emulgantes juegan un papel muy importante, ya que sin ellos, los dos componentes de la fórmula no se mezclan bien. Es sensiblemente más complicado encontrar fórmulas para soluciones combinadas de tratamiento de suelos, ya que la mayor parte e los solventes no se mezclan en el agua. En estos productos, los emulgantes asumen el papel de cambiar el solvente, el agua y las ceras en una sustancia homogénea.
Los productos deben utilizarse siguiendo las instrucciones del fabricante o del Encargado responsable del servicio de limpieza.